En Chipre se están encontrando con un problema referente a los burros salvajes, que crecen más y más. Que nadie piense en burros como personas, sino que los animales están creciendo de una manera alarmante. Esta gran cantidad de burros están causando problemas, debido a que se cuelan en los pueblos, se cruzan por las carreteras y demás destrozos, que es algo que no pueden seguir soportando por más tiempo. Estos animales no crean problemas en pequeñas cantidades, pero en las cantidades en que ahora se encuentran, simplemente es una situación que no se puede sostener por parte de nadie.

burrros.jpg

Los activistas ecológicos están en contra con que puedan castrar a los burros, pero la situación no es algo que pueda seguir adelante, porque muchas personas están teniendo graves problemas a causa de los burros. Es un problema de difícil solución, ya que los burros seguirá aumentando en población y por lo tanto tendrán que consumir alimentos, ocupar más espacio y crecerán sin control si se les deja.

Es curioso que los burros se adapten a la naturaleza de una manera salvaje, sin la ayuda del hombre, lo que hace pensar que estos animales son mucho más listos de lo que se pensaba en un primer momento. Veremos finalmente lo que ocurre con estos burros, sin son o no castrados y si se toma alguna determinación, porque la situación ya es algo insostenible y los habitantes de diferentes zonas de Chipre, están intranquilos con tanto burro por la calle.

Vía|Ecologiablog