9.jpg

…continuación

De la misma forma, “nunca hacía faltar su apoyo, enviando representantes de la Santa Sede y sus mensajes personales a los organizadores y a los participantes en los encuentros”.

“Juan Pablo II continúa caminando con nosotros en el espíritu de Asís -declaró el cardenal polaco-. Por esto, queridos amigos, quisiera dirigiros una invitación: el año que viene venid a Cracovia! Hacedlo en el nombre de Juan Pablo II. ¡Es su ciudad, que tanto amó!”.

El cardenal Dziwisz subrayó que hay también “otros motivos importantes” por los que invita a visitar la ciudad, como el 70° aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial, que comenzó el 1 de septiembre de 1939 con la invasión de Polonia por parte de la Alemania nazi.

“Sesenta años después de aquel trágico e inhumano evento en que hombres armados entraron en nuestra tierra, venid a Polonia como peregrinos de paz”, exhortó.

Recordando que en su país “la memoria de la Segunda Guerra Mundial está aún viva y visible”, el cardenal pidió a los peregrinos que escojan como etapa de su viaje el campo de concentración de Auschwirz, “lugar que más que ningún otro representa el horror de la guerra, del racismo y del mal”.

“¡No podemos olvidar! – exclamó-. ¡Tenemos el deber de recordar y de hacer memoria!”.

En el año 2009, prosiguió, será también el aniversario de la caída del comunismo. De hecho, 1989, observa, “fue un año decisivo para Polonia y toda Europa oriental: el año de la libertad para tantas naciones europeas y fuente de esperanza para un mundo más justo y humano”.

“¡Sed por tanto bienvenidos a Cracovia! –concluyó–. Como arzobispo de esta espléndida ciudad en el corazón de Europa, en la que pervive la memoria del Siervo de Dios Juan Pablo II, y rica de una larga y azarosa historia, os aseguro la más calurosa acogida. ¡Hasta el año que viene!”.